Aguaza

1.-  AGUAZA:Sabias que “Agüaza” lugar de aguas abundantes y claras, que manan de su fuente, y que además tiene una gran laguna, (según epoca del año) signifique despectivamente agua, Una  voz que  se emplea en la zona con un valor semántico de”agua sucia” o “laváceas” que quedaban en la pila después de lavar la ropa. Por ello se piensa que el nombre originario fuera ALGUAZA que la etimología popular ha desvirtuado conviertiendo elartículo Al- en A. 

 A esta AL-GUAZA árabe se le asocia el significado de gozne, cerrojo, bisagra. Pensando en el significado árabe se ha recorrido la zona concienzudamente para poder confrontar el trabajo puramente intelectual con el entorno real de este enclave, y así, tras varios días de trabajo de campo, se encuentra con la grata sorpresa del hallazgo de una gran ciudad árabe que confirmó la etimología de:
AL-GUAZA, pues esta ciudad es verdaderamente bisagra o cerrojo que abre la puesta del gran pasillo de TUDMIR hacia Alpera.

Esta ciudad árabe queda limitada hacia el norte por el camino que desde la carretera de “La higuera” llega a la casa de labor, donde está la fuente, y de aquí a la “Morra de la Paja” por una muralla que aún emerge a flor de tierra y que no llega al metro de grosor. Por el este traspasa la carretera y se extiende por el bancal y medianil, al sur por los medianiles de esparto y al oeste por la “Morra de la Paja” y los abrigos del monte que es continuación de esta morra.

Se piensa que ocupó una extensión entre 10 y 15 hectáreas de terreno y que tenía su centro principal en la zona que hoy es vereda de ganado, la cual no queda lejos de la fuente. Hace unos años se hizo una excavación para dos balsas de riego, casi contiguas a la fuente, y en ellas se descubrió la necrópolis en la que se hallaron algunos vasos, o fragmentos, de alabastro y también restos humanos. Tenemos noticias de que apareció, cuando se estaba arando, un aljibe o silo cimbrado todo él en su interior.

En la cima de la “Morra de la Paja” se encuentran unos cimientos de piedra y argamasa de cal de lo que posiblemente fuera una torre vigía, y a su alrededor existen casa de muros bien construidos y con tejado de teja hoy cubiertos de una gran capa de tierra que ha llevado el viento, pero que aún deja algo visibles estos restos arqueológiocs.

Se ha de significar también que en dicha cima quedan restos neolíticos junto a estas construcciones árabes descritas, por lo que consideramos que este centro de habitación la usó el hombre desde tiempos remotísimos, gracías a la riqueza de sus aguas y a su situación geográfica privilegiada.

                                                                                          (Subir arriba)

(Bibliografía consultada: “Nuestros antepasados” por Franciso R Lopéz y Mª Jesus Ortíz)