Pedanía

La Higuera:
Dicha pedanía depende en su organización y funcionalidad de la población de Corral-Rubio, pueblo éste de unos 400 habitantes, situado a 8 Km. de La Higuera. En ésta aldea figura como mandataria una Alcalde-Pedáneo, que no solo se desvive por su aldea y ciudadanos sino que ha hecho y hace de ella un lugar entrañable, limpio, y muy bien dotado a pesar de ser una pedanía.

Por otra parte, esta pedanía, como la mayoría, sufre desde los años 70 el éxodo de su población hacia las ciudades, llegando a tener de población en sus años dorados unos 250 habitantes.

sin-titulo-4.jpgPor ser una pedanía no muy antigua, mas que monumentos antiguos deberíamos hablar de su forma de construir, su disposición de las calles, sus fuentes, su orografía, sus campos, sus montes, y sobre todo sus lagunas, y más que todas una en particular la del Saladar, rica en sales magnesicas o epsomita. De la misma se extrae dichas sales, buenísimas para todo tipo de enfermedades óseas, musculares y de piel; tanto es su probado efecto que en los años 40 y 50 a orillas de dicha laguna se construyó un balneario “Baños de San José”, cerrado en los años 60 por la instalación en dicha laguna de una industria de extracción de dichas sales magnesicas. Industria que no solo sigue existiendo sino que goza de muy buena salud y prestigio.

Aunque pequeñita, esta aldea también tiene sus fiestas Patronales. Las celebran desde tiempos remotos en sin-titulo-5.jpghonor a su Santo Patrón San José el día 19 de marzo “Día del Padre”. En ellas los higuereños hacen gala de su hospitalidad invitando tanto a sus vecinos como a sus visitantes a todo tipo de actos, tanto religiosos (procesiones, misas, bendiciones etc.) como no religiosas (comidas típicas, bailes, concursos, verbenas, bebidas, teatros etc.) En ellas participan todos los vecinos, y su único objetivo, además de venerar a su Santo Patrón San José, es el de acoger, agasajar, invitar, … a todo aquel que les digne con venir a sus fiestas.

Según afirman los ancianos del lugar, La Higuera nació como una de tantas Ventas que aprovechaban el trasiego, tanto de personas como de animales, de las Cañadas Reales de la España de finales del siglo 18 y principios del 19. Su función era, como la de todas, acoger y dar posada a tantos y tantos pastores, ganaderos, caminantes etc. que pasaban por el lugar. Siendo conocida por aquellos entonces como Venta Higuera, afirmando dichos ancianos que se llamo La Higuera por que en el lugar que se construyó dicha primera venta existían en aquellos entonces multitud de dichos árboles de higueras.

sin-titulo-6.jpgEl lugar empezó a prosperar, en parte por la Cañada Real del Sureste que pasaba por el lugar y en parte por que se fueron instalando gentes que empezaron a trabajar las tierras de la zona. En base a ello cada labriego de entonces se fue construyendo su casa y con ello poco a poco Venta La Higuera paso de ganarse la vida del ganado, posadas, ventas etc. a hacerlo de la tierra. Finalmente la trashumancia fue desapareciendo y las ventas reconstruyéndose como casas de labriegos, y sus corrales aprovechados en la cría de ganado a pequeña escala.

Así de forma paulatina y debido a la desaparición de las ventas, Venta La Higuera comenzó a perder su Venta y paso a denominarse únicamente LA HIGUERA.

(Fuentes consultadas: Pueblos de España.org)